jueves, 17 de septiembre de 2015

¡Este régimen no va más, hay que cambiar la Constitución obsoleta y oligárquica de 1853!

Niños muertos por la desnutrición, derrame de cianuro que contamina los ríos, fraude electoral para que continúen los narconegocios, las contrataciones directas y este régimen corrupto y entreguista que ya no va más…

La decisión de la justicia tucumana de anular las elecciones o las declaraciones de los funcionarios K relativizando la muerte del niño Qom por desnutrición, constituyen un ejemplo de la decadencia terminal a la que está llegando el actual régimen “democrático”.

Un régimen en el cual sus gobernantes actúan como si les hubiesen otorgado títulos nobiliarios con plenos poderes para manipular a los “vasallos” de sus feudos provinciales, municipales y nacionales, construidos para el enriquecimiento propio y de las grandes empresas que los sponsorean.

Esto no solo existe entre los mafiosos oficialistas, que como el ex secretario de transporte Jaime han llegado a tales extremos que la justicia se vio obligada a juzgarlos, sino también entre quienes pretenden aparecer como los abanderados de la “gestión” opositora.

Ese es el caso del ahora ex candidato Fernando Niembro, quien se tuvo que bajar del caballo debido a las denuncias que lo relacionaron con las millonarias “contrataciones directas” del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, realizadas para beneficiar a los amigos de Macri.

No podría ser de otra manera en un régimen lleno de cipayos que lucran regalándoles las riquezas a los grandes monopolios, que no solo roban los recursos más preciosos, sino que además destruyen y contaminan todo a su alrededor.

¡Personajes de la calaña del gobernador de San Juan -Gioja- que luego del derrame de cianuro por parte de la megaminera Barrick, salió a defender a los dueños de esta multinacional alegando que “no fue más que una contingencia…” y que “se puede tomar agua tranquilamente!

¡Qué podemos esperar de estos modernos virreyes de la recolonización, que tienen como principal “vocero” a Aníbal Fernández, denunciado por sus propios compañeros del PJ como uno de los más poderosos capos del narcotráfico!

Todos ellos y ellas pertenecen a una casta de políticos de un régimen que desde tiempos inmemoriales les otorga plenos poderes para la rapiña, contando para eso con el sostén legal de la constitución oligárquica de 1853, que continúa vigente a pesar de algunos cambios cosméticos.

¡Basta de circo!

Los trabajadores irán a votar en octubre y desde la izquierda les presentamos una alternativa -los candidatos del FIT- pidiéndoles que los voten, ya que cada banca conquistada estará puesta al servicio de las luchas y los luchadores.

Al mismo tiempo les decimos que con esta votación, o con los cambios propuestos por algunos dirigentes -como la boleta electrónica o la papeleta única- nada cambiará, porque continuará el circo “democrático” instalado para defender los intereses de los grandes patrones y oligarcas que nos dominan.

Hace falta un cambio en serio, mucho más profundo, terminando con esta obsoleta constitución e imponiendo, democráticamente, otra que otorgue plenos poderes a los trabajadores y el pueblo y castigos durísimos a los funcionarios acusados de entregar los recursos o enriquecerse a través del aparato estatal.

Para eso hay que exigir la convocatoria a elecciones de una Asamblea Nacional Constituyente, un mecanismo que permite que el pueblo no solo resuelva quienes deberán gobernar sino principalmente, en base a qué planes económicos, sociales y políticos deberán hacerlo.

En ese marco los socialistas plantearemos que los gobernantes cobren igual que un obrero calificado -como ya lo hacen Nicolás Del Caño, Myriam Bregman y el resto de los diputados del FIT- y que pueden ser revocados por las mismas bases que los votaron cada vez que estas los cuestionen.

También propondremos que no se prohíba la aplicación de Planes de Ajuste y Saqueo como los actuales y que la nueva Constitución garantice que todos/as tengan un trabajo digno, cobren un sueldo que cubra todas las necesidades y accedan a  planes de salud, vivienda y educación de calidad.

Para lograr estas elecciones, previstas por la actual constitución, habrá que organizar una huelga general y un plan de lucha en serio, ya que el gobierno actual y el que le suceda no tienen ninguna intención de democratizar al país, porque si lo hicieran perderían sus puestos de agentes pagos de la entrega.

El Socialismo es la verdadera democratización

Mientras reclamamos más y mejores libertades democráticas los revolucionarios bregamos por una sociedad mucho más justa y democrática que la que se puede lograr en el capitalismo, una sociedad sin explotadores ni explotados: el Socialismo.

La revolución socialista que propugnamos comenzará a partir de la derrota del capitalismo y la construcción de un gobierno de los que nunca tuvieron el poder, los trabajadores y el pueblo pobre, que decidirán todo desde los organismos más democráticos y populares: sus asambleas y coordinadoras.

Esto no es una utopía, sino algo que ya ha ocurrido -como en la “Comuna de París” de 1841 o durante los primeros años de la Revolución Rusa de 1917- y que está comenzando a suceder en importantes regiones del mundo, como el Norte de Siria -Rojava- y el sur de Turquía.

En esos lugares, el pueblo kurdo que lucha contra el Estado Islámico, el ejército turco y el imperialismo, comenzó a construir un sistema denominado “Confederalismo Democrático”, basado en asambleas y milicias populares en las cuales el pueblo discute, resuelve y defiende su revolución.  

No hay comentarios: