martes, 28 de abril de 2015

Luego de los avances en CABA y Neuquén: El FIT tiene el desafío de ampliarse y extenderse

Este domingo 26 de abril se realizaron elecciones en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en la provincia de Neuquén, donde el Frente de Izquierda consiguió una cantidad importante de votos, consolidando el lugar que venía de conseguir en Salta, Mendoza y Santa Fe.

En la provincia de Carlos Fuentealba y Vaca Muerta el avance fue cualitativo, tanto que de un diputado -Raúl Godoy del PTS- se pasó a dos, incorporándose a la legislatura la compañera Patricia Jure del Partido Obrero.

Independientemente de ciertos vaivenes en relación a las cantidades de votos obtenidos durante estos últimos años -relacionados a las diferentes coyunturas y características de cada una de las elecciones- el crecimiento del FIT ha sido constante, posicionándolo como un polo de referencia frente a las variantes patronales. 

A pesar de esto la mayoría de la clase trabajadora continuó votando a los candidatos de la burguesía, demostrando que mantiene las expectativas de “resolver” sus problemas dentro del sistema. Esto no quiere decir que su conciencia haya “girado a la derecha”, como dicen algunos analistas del gobierno y la propia izquierda.

El voto a Macri y a otras variantes de la oposición capitalista no es más que un movimiento masivo de ruptura con el kirchnerismo, que se está dando dentro de un marco en cual la vanguardia obrera -en sintonía con otras partes del mundo- está girando a la izquierda. Esto se expresa en las luchas y en el voto al FIT y a otros partidos menores.

Las caracterizaciones de los revolucionarios no pueden obviar esta dinámica, que está siendo motorizada por el ascenso obrero y el crecimiento electoral de la izquierda más radicalizada. ¡Las conducciones del PO, IS y PTS deberían asumirlo y ubicarse a la altura de las circunstancias, dando una pelea contra dos enemigos de la revolución: el sectarismo y el electoralismo!

Un paso concreto sería incorporar al FIT a las organizaciones y personalidades de izquierda dispuestas a sostener su programa, siguiendo el ejemplo de la ciudad de Buenos Aires, donde se sumó a la Corriente Nacional del FPDS, Rompiendo Cadenas, el Movimiento Popular la Dignidad, la CCR, PSTu, OS, CS, etc.

Otra medida sería, desde nuestro punto de vista, la de impulsar y organizar -junto a todas estas organizaciones y otras- un Gran Encuentro Obrero para instalar, exigir e imponer la continuidad de los paros nacionales, mediante la Huelga General de 36 horas y el Plan de Lucha para derrotar el Plan de Ajuste del gobierno y los monopolios.

Desde Convergencia Socialista seguiremos apoyando al Frente de Izquierda, como lo hemos hecho desde que se fundó, ya que más allá de las diferencias que tenemos con sus direcciones, lo consideramos un fenómeno altamente progresivo que ayuda a construir una conciencia de izquierda en el seno de la clase trabajadora y el pueblo.

Desde esa ubicación continuaremos reclamándoles a sus dirigentes que lleven adelante una política de apertura y extensión al servicio de transformarlo en algo más que una alternativa electoral: una herramienta unitaria para organizar las luchas y poner en pie una nueva dirección política y sindical de los trabajadores.


No hay comentarios: