domingo, 20 de abril de 2014

Después del Parazo: ¡Este gobierno no va más... hace falta un Plan de Lucha para derrotarlo e imponer una Asamblea Constituyente!

Derrotar al gobierno e imponer una Asamblea Constituyente

El 10A fue un Parazo, tanto que pararon la mayoría de los trabajadores pertenecientes a los gremios que no lo habían convocado. Cientos de miles que directamente pasaron por encima de las “órdenes” y los “cuerpos orgánicos” de los traidores sindicales oficialistas.

La masividad de la jornada, que se expresó en infinidad de calles, fábricas, escuelas y oficinas vacías, transformó a la huelga -activa, gracias al accionar de la izquierda- en un ariete que golpeó duramente al plan de ajuste, saqueo y explotación de Cristina y los suyos.

No obstante esto, el gobierno decidió no tomar en cuenta ni uno solo de los reclamos obreros, manteniendo los tarifazos, los techos salariales, el impuesto inflacionario y a las “ganancias” salariales y demás medidas antiobreras, como las que acaba de acordar el ministro Kicilloff en su visita al Fondo Monetario Internacional.

Para profundizar este rumbo reaccionario Cristina necesita profundizar la represión hacia las luchas y los luchadores. Por eso no es casualidad que, inmediatamente después del paro, sus diputados se hayan apurado en presentar un “proyecto de ley antipiquetes” -ver nota- con el objetivo explícito de criminalizar las protestas.

Estamos convencidos de que -más allá de las intenciones de Moyano y de otros burócratas sindicales, que han salido a exigirle “gestos” al gobierno nacional- es imposible “pedirle peras al olmo”. ¡No habrá manera de imponer las demandas insatisfechas de la clase trabajadora y el pueblo sin terminar con este gobierno!

Por esa razón, de aquí en más, nuestros compañeros y compañeras no solo irán a las asambleas a mocionar la continuidad de las protestas -mediante un Plan de Lucha- sino también a discutir la necesidad de derrotar a Cristina y sus políticas, que son las mismas que -en caso de gobernar- aplicarían los dirigentes de la oposición patronal, como Macri, Binner, Massa, Alfonsín o De Narváez.

En ese sentido, los socialistas revolucionarios no estamos promoviendo ni un golpe de estado ni el adelantamiento de las elecciones presidenciales, sino la elección de algo aún más importante que un presidente y sus ministros, como es el modelo de país que se necesita para salir de esta crisis -capitalista- fenomenal.

Por esa razón el pliego de reclamos de la Huelga General y del Plan de Lucha (aumento salarial acorde a la canasta familiar, contra los despidos, por la defensa de las conquistas, contra la represión, etc.) debería incluir el pedido de convocatoria de una Asamblea Constituyente, Nacional y Soberana.

Este mecanismo, que no hemos inventado los revolucionarios, sino que figura en la mismísima Constitución Nacional, le permitirá al pueblo debatir y votar las leyes y los planes políticos y económicos que deberían aplicar, de aquí en más, los futuros gobernantes.

En una instancia democrática de estas características, los socialistas propondríamos independizar al país del imperialismo, nacionalizar -bajo control obrero- a los bancos y al comercio exterior, expropiar -sin pago- a las grandes empresas monopólicas y el único gobierno dispuesto a aplicar estas y otras medidas revolucionarias: el de los trabajadores y el pueblo.

El Frente de Izquierda, el Encuentro Sindical Combativo de Atlanta, la Corriente Sindical Clasista -del PO- y el conjunto de las organizaciones clasistas y combativas deberían levantar, unitariamente, esta justa consigna.

Declaración del CCUR: Convergencia Socialista e Interdistrital por un Partido de Trabajadores

No hay comentarios: