lunes, 9 de diciembre de 2013

Frente a la crisis: Huelga General ya de todas las centrales obreras por la reapertura de las paritarias y aumento salarial de emergencia

El Frente de Izquierda y el conjunto de las organizaciones que se reclaman socialistas y combativas deben ponerse al frente de la exigencia de asambleas y plenarios de delegados para votar el PARO NACIONAL y el Plan de Lucha que reclaman las actuales circunstancias, para que la crisis no la sigamos pagando los trabajadores.

Declaración del Comité de Coordinación por la Unidad de los Revolucionarios (Convergencia Socialista e Interdistrital por un Partido de Trabajadores)

La tensión social y la amenaza de un gran desborde, provocadas por la escalada inflacionaria que golpea los hogares de los que menos tienen, está siendo aprovechada por las mafias del aparato político y policial, que tratan de mantenerse a flote en medio del desbarranque de la economía kirchnerista.

El acuartelamiento de la policía de Córdoba y el efecto en cadena, produciendo motines policiales en Catamarca, San Juan, Neuquén, Buenos Aires y otras provincias, puso en evidencia la crisis de gobernabilidad y la descomposición de las principales instituciones del estado.

Un estado, que en 30 años de democracia, ha sido administrado por gobiernos diferentes -solo en las formas- aunque iguales en el contenido, ya que todos facilitaron el saqueo de las riquezas, consumado por las multinacionales imperialistas y sus socios locales, que continúan robando y depredando el patrimonio nacional.

Un estado, que siendo conducido durante estos años por el gobierno “nacional y popular”, garantizó un enriquecimiento inédito de los empresarios, gracias a los jugosísimos subsidios y prebendas, provenienes del vaciamiento de las cajas públicas y la caída a pique del poder adquisitivo de los trabajadores.

Este gobierno y los grandes patrones han cometido todo tipo de fechorías contra los intereses nacionales, acentuando todos y cada uno de los males que azotan a la población, como el narcotráfico o la trata de personas. Crímenes contra el pueblo, patrocinados por funcionarios y punteros del kichnerismo, asociados a las cúpulas de la policía, demás fuerzas represivas, jueces y fiscales.

Una muestra de esto es el crecimiento ilimitado del patrimonio de la presidenta y el de su vicepresidente Amado Boudou, lo cual revela el grado de putrefacción de este régimen, sostenido por un entramado de mafias y corruptos, enquistados en la Casa Rosada y en todas las instituciones del estado.

Una de las consecuencias de semejante situación ha sido el rechazo electoral de la mayoría hacia los K, dejándolos profundamente debilitados. De ahí el cambio de gabinete y las medidas, anunciadas para tratar de tranquilizar a las patronales y al imperialismo, asegurándoles que continuarán el ajuste y garantizarán los compromisos de pago a los grandes usureros internacionales.

Esta decisión gubernamental tuvo resultados terribles para las mayorías, debido a la devaluación -de hecho- que está en curso y al aumento de la inflación: un verdadero impuesto antipopular -que como cláusula gatillo al servicio de los monopolios- confisca violentamente gran parte del poder adquisitivo de la clase obrera.

El aumento de precios descontrolado -que solo en alimentos y combustible supera el 40%-, la suba de los impuestos o la pérdida de empleos, forman parte de las ofrendas que los políticos patronales -tanto oficialistas como opositores- les están haciendo a los grandes saqueadores, sus amos imperialistas… ¡Estos tendrían que ir presos si existiera otro tipo de justicia!

Frente a semejante ataque contra los trabajadores y el pueblo, los dirigentes de las tres CGT (la oficialista en manos de Caló y las opositoras en manos de Barrionuevo y Moyano); y las dos CTA (la oficialista en manos de Yasky y la opositora en manos de Micheli) han cerrado filas contra las luchas, garantizando la “gobernabilidad”. ¡Que no es otra cosa que la continuidad del ajuste y del saqueo!

A ninguno de estos canallas se les ocurre que ahora, cuando el gobierno está más débil que nunca debido a la crisis que acaba de explotar, es el momento ideal para parar el país, ganar las calles e imponer la mayoría de los reclamos obreros y populares insatisfechos…

Por culpa de ellos la debacle sin parangón de los de arriba aun no está siendo aprovechada por los de abajo, sino por los agentes policiales, sus jefes y las bandas de marginales que salieron a saquear, reclutadas por estos mismos uniformados y sus amigos del poder político y judicial. 

Las mafias relacionadas al narco negocio tratan de explotar el descontento de los agentes -debido a sus bajos salarios- para parar las comisarías y salir a las calles a realizar sus “negocios”, como pasó en Córdoba, donde comenzaron los reclamos policiales y los saqueos.

Pero allí también comenzó a moverse la clase trabajadores: ¡Después de estos acontecimientos, los empleados estatales, judiciales y docentes iniciaron medidas de fuerza con paros, movilizaciones y toma de hospitales, exigiendo cobrar, por lo menos el mismo aumento que la policía… ¡Ese es el ejemplo que debemos seguir todos los trabajadores, ya que razones y ganas no nos faltan!

Es hora de que la clase obrera intervenga en la situación de crisis con sus métodos y demandas. Hay que hacer asambleas en las fábricas y empresas para imponerle a los dirigentes de los sindicatos y las centrales obreras un Paro Nacional y un Plan de Lucha por un bono de emergencia para las fiestas y la reapertura de las paritarias.

Hay que parar el país para recuperar lo que perdimos con la inflación, obteniendo un aumento que cubra el incremento del costo de vida. Y hay que seguir peleando para derogar el impuesto al salario y defender los puestos de trabajo.

La crisis del gobierno y del régimen constituye una gran oportunidad para que la clase obrera acaudille la pelea contra el plan de ajuste y saqueo, paralizando todas las provincias hasta derrotar al gobierno.

El Frente de Izquierda, que se ha ganado el reconocimiento de una importante proporción de los que luchan debe salir de la parálisis en la que se encuentra, impulsando las asambleas y los plenarios de delegados para votar el Paro Nacional y el Plan de Lucha.

Junto con esto el FIT tiene que plantear la propuesta de un Congreso Nacional de Delegados de Base de todos los sindicatos, para que sean los trabajadores quienes tomen en sus manos la continuidad de este Plan de Lucha. 

CCUR / Convergencia Socialista e Interdistrital por un Partido de Trabajadores 

No hay comentarios: