lunes, 2 de diciembre de 2013

¿Cambios en la Iglesia... o gatopardismo senil?

Dos potencias -contrarrevolucionarias- se juntaron: la Iglesia de Bergoglio y la burocracia del ex agente de la dictadura Gerardo Martínez... todos juntos contra los trabajadores y el pueblo en lucha
Algún desprevenido podría pensar que corren tiempos milagrosos, ya que asumió los destinos de la “Santa” Iglesia Católica un Papa campechano, humilde, un sudaca que para colmo, es cuervo y peronista.

La idea del milagro la dio un asiduo visitante de la evangelista Iglesia de la Comunidad Metropolitana, conocida por su apertura hacia los homosexuales. Por un rayo divino, olvidó que se había alejada de la Santa Madre porque a los homosexuales, el catecismo - apoyado por Bergoglio- le reservaba…la castidad.

Había quedado subyugado por los cambios de ciertos personajes en relación a Francisco: Hebe de Bonafini, Pérez Esquivel, el tercermundista Leonardo Boff y la mismísima Cristina.

Sin embargo, quien había sido discriminado del catolicismo, no se detuvo a pensar cuan terrenales habían sido esos cambios. Políticos en esencia, los cambios se deben al miedo que generan estos tiempos de “evidente crisis social y espiritual”, según el documento dedicado al Sínodo de los obispos.

Nosotras/os preferimos hablar de un complejo sistema agónico: el patriarcado capitalista que debe ser destruido. En un gesto mediático más, se anunció con bombos y platillos que todas las comunidades eclesiales serían consultadas.

En realidad el documento -la pretendida encuesta- enumera las “problemáticas inéditas”: difusión de parejas de hecho, uniones entre  personas de un mismo sexo; adopción de hijos en dichas parejas; matrimonios interreligiosos; familia monoparental, “formas de feminismo hostil a la Iglesia” etc.

Cabe mencionar, como nueva situación habla de la poligamia y a pesar de considerarse a la Iglesia transmisora del tesoro de la memoria, se olvida de que los antiguos profetas, la practicaban.

Volviendo al documento, el cuestionario que le proponen a los obispos inquiere sobre la difusión del evangelio, el matrimonio según la ley natural; la acción pastoral relacionada con los matrimonios y la familia, las uniones del mismo sexo, las situaciones matrimoniales irregulares, etc.

De nuevo ¡Nada! Salvo inmiscuirse más en la familia, obteniendo más datos al mejor estilo de una encuesta empresarial. Hasta aquí, nosotros/as que somos respetuosos de todo tipo de creencias, no tendríamos mucho que comentar, si sólo se tratara de reglas a jugar dentro de un culto.

Pero la Iglesia, en el mismo escrito, considera que su misión es la “de predicar el Evangelio a toda la humanidad” y es así como se sigue obstaculizando a las mujeres en su derecho a elegir (por ejemplo, a recibir educación sexual, anticonceptivos seguros o abortar).

También a las orientaciones sexuales de ambos sexos, a la identidad de género elegida, etc. No se trata de una tía metereta; es una organización política que hace política y en nombre de no hacerla, hasta se mete con el Código civil. ¡No lo podría hacer sin la complicidad de políticos y funcionarios!

Y es porque tiene ese plafón, que soberbiamente anunció la preparación de 1000 mujeres para participar en San Juan; y como nos tiene acostumbradas, empapeló la ciudad con afiches contra el aborto e instaló en una parte de la conservadora sociedad sanjuanina, la idea de la llegada de las vándalas, locas, demoníacas.

Llegó a aconsejar “No mirar a los ojos directamente de las participantes.” ,mucho olor a incienso, ¿no? ¿No les aparece una hoguera como imagen? ¿Será este el carácter luminoso de la Fe que predica Francisco en la última Carta Encíclica Lumen Fideis?

Muy de moda está  hoy, hablar de la luz, tanto para las miles de sectas que tratan de manipularnos como desde la Iglesia, que le dedicó la Encíclica nombrada. No está mal eso de ver un futuro luminoso. Pero que la luz sirva para distinguir a quienes son del mismo palo y quienes no.

Francisco nos dice “La fe…nos hace respetar más la naturaleza,…nos invita a buscar modelos de desarrollo que no se basen en la utilidad y el provecho…” “nos enseña a identificar formas de gobierno justas…”

Sin embargo, permitió que el presidente de Zimbawe, acusado por la Unión Europea de violar los derechos humanos, asistiera a la beatificación récord de Juan Pablo II. También le regaló escarpines al nieto de quien abriera las puertas a las empresas genocidas, las megamineras y Monsanto:Cristina. ¡La luz de la fe sabe adonde debe apuntar Francisco!

Que la luz de nuestra clase ilumine un camino de lucha libre de opios populares.
Y que el sostenimiento a la Iglesia y todo tipo de prebendas, ¡cese! Ni un peso más para pedófilos y gatopardistas! AMEN.


No hay comentarios: