martes, 31 de diciembre de 2013

Acto del Obelisco: La Iglesia y sus aliados mojándole la pólvora a la combatividad obrera y popular

El Papa Bergoglio y su agente vernáculo, Gustavo Vera, quien se ha puesto al frente del reclamo energético para evitar la transformación de la bronca contra el gobierno en una nueva Rebelión Obrera y Popular... La izquierda debe romper con esta Santa Alianza en contra de la Huelga General y del nuevo Argentinazo...
En el medio de una ciudad convulsionada por piquetes de vecinos puteando al gobierno de Cristina y al de Macri, se realizó una concentración en el Obelisco, convocada por los legisladores Gustavo Vera, Pablo Bergel -Bloque Verde Alameda-, Alejandro Bodart -MST-, Marcel Ramal -PO- y el diputado nacional Claudio Lozano, de la Unidad Popular. 

El acto, que se hizo bajo el lema “Ningún hogar sin luz ni agua y sin tarifazo”, tuvo entre sus oradores a estos legisladores y a varios referentes de otras organizaciones de izquierda, como Juan Carlos Beica -ver nota específica- quien habló en nombre del CCUR (CS e Interdistrital). 

El legislador de UNEN Gustavo Vera -agente directo del Papa Bergoglio- explicó el motivo: “Reclamamos que el Poder Ejecutivo se haga cargo…” para lo cual “volveremos a presentar un petitorio ante nuestros pares para que lo firmen y se pueda llevar a cabo una sesión extraordinaria en la Legislatura para tratar el tema.” (Noticias Argentinas). 

Marcelo Ramal y Alejandro Bodart concordaron con Vera acerca de la necesidad de realizar la sesión parlamentaria. De hecho todos jerarquizaron el tema en sus discursos y además, fueron a reclamarla por la mañana a la propia legislatura, realizando una conferencia de prensa, a la que se le sumó el dirigente del MAS Ricardo Heberling.  

Todos estos legisladores coincidieron en canalizar la discusión y resolución del problema energético a través de esa verdadera cueva de bandidos que es el parlamento capitalino. ¡Un organismo demostradamente ineficiente a la hora de votar soluciones para los sectores más humildes y postergados de la sociedad!   

A ninguno de ellos se le ocurrió proponer la realización de los debates en otro ámbito, mucho más apropiado y eficiente: el de los piquetes y las asambleas populares vecinales. ¡Deben ser, esencialmente, los afectados quienes discutan y resuelvan los distintos proyectos y las medidas de lucha para imponerlos! 

Tampoco se les ocurrió impulsar o exigir un Paro Nacional o alguna acción directa -extraparlamentaria- parecida… No es casual, ya que Bodart y Ramal vienen de encabezar el acto del 19D con los dirigentes del CTA, quienes desalentaron cualquier posibilidad de unificar los conflictos a través de una acción de estas características. 

Ese acto fue conducido -en los hechos y en las sombras- por el jefe “espiritual” de Gustavo Vera, el Papa Bergoglio, que antes de su realización les recomendó a los dirigentes del CTA -igual que a las demás centrales sindicales- que a doce años del Argentinazo, eviten que la bronca y las luchas se transformen en una nueva Rebelión.  

Micheli acató disciplinadamente esta línea; para lo cual -antes del acto- explicó que él y sus seguidores solo pretendían una “mesa de consenso” con el gobierno, las patronales y la Iglesia… ¡Nada distinto de lo que reclaman Caló, Moyano, Barrionuevo o el peor de los burócratas peronistas!

Para resolver los problemas de fondo que ocasionan los cortes eléctricos, imponer la reapertura de las paritarias y evitar la caída a pique del salario, debido a la inflación, hay que romper este tipo de alianzas, que en vez de impulsar la lucha, le mojan la pólvora a la combatividad obrera y popular. 

Los partidos del Frente de Izquierda -PO, PTS e IS- deben promover la organización de otro tipo de unidad, la que suma: la de todos los que estamos de acuerdo en hacer asambleas en los barrios, las empresas y todas las dependencias estatales para exigir e imponer la Huelga General, única manera de derrotar el Plan de Ajuste y Saqueo de Cristina, Macri y los monopolios. 

Sin acabar con la política de los gobernantes no habrá luz ni aumentos salariales, ni trabajo, ni salud ni educación para todos…  

No hay comentarios: