lunes, 21 de octubre de 2013

Paremos los trenes para liberar al maquinista... los responsables son los funcionarios, los concesionarios y sus cómplices

Declaración del CCUR (Comité de Coordinación entre Convergencia Socialista y la Interdistrital por un Partido de Trabajadores)

Un nuevo choque en el Sarmiento con 99 heridos… y otra vez el miedo, la impotencia y la bronca. Este, que es el tercero durante los últimos veinte meses, hizo revivir la tragedia, que en febrero de 2012 -el mismo andén- provocó la muerte de 51 pasajeros y más de 700 heridos.

Estos dos siniestros y el que tuvo lugar en Castelar en junio pasado -que le costó la vida a tres personas- se produjeron por fallas en los sistemas de frenos. ¡Una verdadera masacre con 54 muertos y 1156 heridos en menos de dos años, que el gobierno pretende cargar sobre las espaldas de los trabajadores ferroviarios!

Los que acusan son los mismos funcionarios que se enriquecieron -gracias a las privatizaciones- junto a empresarios y sindicalistas. ¡Caraduras, son ellos quienes tienen que estar presos!  Estos crápulas, con la complicidad de la Justicia, vienen desarrollando una campaña en base a mentiras, manipulando y fraguando pruebas para colocar bajo sospecha a los obreros del riel.

Con ese objetivo el ministerio de transporte, a cargo de Florencio Randazzo, difundió las imágenes de cuatro maquinistas dormidos o leyendo mientras conducían. ¡Lo que nunca aclararon es que esos cuatro casos -si es que realmente existieron- aparecen en un total de  39.000 filmaciones!

Con el mismo procedimiento se difundieron videos y datos del peritaje de la tragedia de Castelar, incriminando al maquinista -Daniel López- de no haber frenado; razón por la cual es el único procesado, acusado de “estrago doloso, agravado por la muerte de tres pasajeros”; además le embargaron todos sus bienes.

La Justicia tomó en cuenta la afirmación de tres de los siete peritos de la causa, quienes aseguraron que los frenos funcionaba correctamente: Uno de ellos es Ernesto Bizantin, quien trabaja para Emfer, cuyo propietario es Cirigliano… nada más y nada menos que el concesionario del Sarmiento hasta la masacre de Once, por la cual está procesado.

El otro es Raúl Diaz, el que, pese a todas las evidencias aseguró no haber encontrado fallas en el choque que provocó 51 muertos en Once. Por último, Raúl Méndez, quien trabaja como jerárquico de  la Unidad de Gestión Operativa Mitre/Sarmiento, fue responsable de habilitar la salida del Chapa 1 que se estrelló en Castelar.

Estos “peritajes” han sido un fraude tan grande y evidente, que causarían la envidia de los corruptos más descarados, como por ejemplo los caudillos conservadores de la década infame del siglo pasado.

Peritajes escandalosos

Tan escandalosa es la situación, que otros investigadores empezaron a cuestionar las “pruebas”, por ejemplo el perito electrónico Oscar Verazzi, quien aseguró que el video del choque de Castelar estaría editado, con el propósito de demostrar que el maquinista aceleraba en vez de frenar.

Todo esto pone en evidencia la complicidad para fraguar pruebas entre los tres peritos nombrados, como ya había sido denunciado por la abogada del motorman López. ¡A pocos días de las elecciones, el gobierno está pergeñando una maniobra similar a esta, tratando de zafar del “accidente” del sábado!

Desesperados por salvar sus pellejos, tanto el secretario Berni como el ministro Randazzo, apuntan todos sus cañones en contra del conductor Julio Benítez, instalando la versión de que se habría metido el disco rígido de la cabina dentro de su mochila.

Según estos tránsfugas, el  conductor -con el tabique nasal roto, politraumatizado y aturdido por el impacto- habría empleado menos de un minuto en romper el habitáculo de acero (similar a la caja negra de un avión), sacar el disco rígido y esconderlo…

A pesar de que esta versión constituye una verdadera tomada de pelo que ofende la inteligencia y el sentido común de la mayoría, el Juez de la causa -Ariel Lijo- la tomó en cuenta y ordenó la detención e incomunicación del maquinista.

Lijo hizo esto, pero no tomó en cuenta las denuncias de los trabajadores ferroviarios, que vieron y filmaron a militantes de la Cámpora y barrabravas de Colegiales -secundados por la policía- haciéndose cargo del lugar e ingresando a la cabina del tren poco tiempo después del choque.

Si este juez -responsable de cerrar la causa contra Gerardo Martínez por su actuación en el regimiento 601 de la dictadura- tomara en cuenta estas denuncias, tendría que investigar a los responsables políticos de las patotas -los ministros de seguridad y del Interior- como principales sospechosos de la violación de la caja de seguridad para destruir o “plantar” pruebas.

Hay que pararle la mano a este gobierno asesino

Si el juez tuviera la voluntad política debería ir aún más allá, acusando a los funcionarios gubernamentales de “homicidio”. Es que los choques se podían haber evitado si el gobierno hubiese instalado -invirtiendo apenas 630 millones de pesos- el mismo sistema de frenos que usa el Roca, que detiene a los trenes cuando pasan una señal a peligro o exceden la velocidad.

Pero no le pidamos “peras al olmo”… Solo los trabajadores, con sus métodos de lucha y organización, podrán imponer estas y otras medidas necesarias para evitar la consumación de nuevas tragedias, ya que son los únicos interesados en que el ferrocarril funcione de manera eficiente.

Por eso son los ferroviarios los que deben salir a pelear para imponer estas soluciones y arrancar del banquillo de los acusados a los maquinistas procesados. Son los trabajadores del riel quienes tienen que ponerse a la cabeza de la lucha por meter en la cárcel a los funcionarios, los concesionarios y todos sus cómplices.

Por esto da mucha bronca ver a los dirigentes de los sindicatos ferroviarios mirando para otro lado o solo realizando declaraciones; pero sin convocar a una sola asamblea o medida de lucha. ¡El ferrocarril Sarmiento continúa funcionando mientras un compañero está preso… como si nada hubiera pasado!

Si el gobierno se envalentona creando acusaciones absurdas y empleando a los desprestigiados jóvenes de la Cámpora y a los barras para “embarrar la cancha”, es porque sus socios -los sindicalistas millonarios de la Fraternidad y la Unión Ferroviaria- se lo están permitiendo.  

Lamentablemente tampoco han reaccionado los sectores de la oposición de izquierda, que tienen peso dentro del gremio; a tal punto que conducen el cuerpo de delegados del Sarmiento y cuentan con un dirigente emblemático, el Pollo Sobrero. ¡Los compañeros debería organizar asambleas para votar un plan de lucha y el llamamiento a la solidaridad activa de todos los trabajadores y el pueblo del país! 

Si los luchadores no se ponen a la cabeza de esta pelea por la dignidad obrera, será un duro golpe para el activismo combativo y las bases ferroviarias. Por lo tanto una gran ayuda para la podrida burocracia sindical, que tendrá una posibilidad más de levantar cabeza en el Sarmiento, después de haber retrocedido frente al avance de la izquierda.

Todavía hay tiempo para salir a pelear y conseguir la solidaridad activa de otros trabajadores y de los propios usuarios para que no haya ni un solo herido ni un solo muerto más por falta de inversión y para que ningún trabajador vaya a la cárcel por los crímenes que cometen el gobierno, los patrones y los burócratas.  

No hay comentarios: