lunes, 12 de agosto de 2013

Dura derrota del gobierno y avance de la izquierda



Las elecciones primarias obligatorias (PASO) acaban de dar un veredicto contundente: la mayoría del pueblo argentino castigó al gobierno votando por la oposición, una derrota enorme de Cristina, que para tratar de impedirla puso “toda la carne en el asador”.

Su presencia en los medios junto al gobernador Scioli, sumada a la utilización obscena de los recursos del estado, no le sirvió de nada. ¡A partir de ahora cuenta con el “record” histórico de ser la presidenta que más votos perdió luego de ganar las elecciones presidenciales: un 30% de caída vertical!

Este resultado, más allá del carácter de los candidatos patronales que triunfaron en los diferentes distritos (la mayoría de ellos nada diferente al gobierno) significa un claro voto en contra del Plan de Ajuste, Saqueo y Explotación de Cristina y los suyos.

Esta votación tuvo expresiones mayúsculas en provincias emblemáticas, como la de la presidenta -Santa Cruz- donde sus candidatos fueron vapuleados, o la de San Juan, cuna de la megaminería, en la cual su gobernador -Gioja- también terminó knoqueado por la oposición.

En ese contexto, el gran dato -que los medios tratan de silenciar o amortiguar- es la excelente elección del Frente de Izquierda, que de conjunto en todo el país arañó el millón de votos, resultando segunda, tercera y cuarta fuerza en la mayoría de las provincias y distritos.

Estos votos reflejan el avance de la conciencia de cientos de miles de trabajadores y sectores pobres que están a la cabeza de las luchas obreras y populares que dieron un salto a partir de la huelga general del 20 de noviembre y que a partir de hace unas semanas empezaron a sintonizar con las multitudinarias movilizaciones de nuestros hermanos de clase brasileros.

La izquierda revolucionaria, que barrió electoralmente a diferentes variantes centroizquierdistas decadentes -como el MST y el PCR, que formaron el Frente Podemos con Marta Maffei, Víctor Degenaro y otros burócratas de la CTA/Michelli- tiene a partir de ahora enormes oportunidades.

La más importante es, sin lugar a dudas, la de impulsar la construcción de la nueva dirección obrera que se necesita para organizar desde las bases la Huelga General que acabe definitivamente con el gobierno de Cristina y su plan al servicio de los monopolios.

Para eso, junto con el programa, los partidos integrantes del FIT deben sostener una línea unitaria. Sin ningún tipo de autoproclamación, los dirigentes del PO, PTS e IS deberían, desde nuestro punto de vista, hacer un llamado amplio a integrarse al frente a todas las organizaciones, activistas y personalidades dispuestos a formar parte del mismo.

El Frente de Izquierda debe abrirse y extenderse. Esa será la mejor manera de fortalecerse y dar un salto de calidad en su construcción. También, la de aprovechar las actuales circunstancias para encarar la próxima campaña electoral de Octubre y lograr un objetivo táctico importante: ubicar varios legisladores en distintas provincias y distritos.

Desde el Comité de Coordinación por la Unidad de los Revolucionarios, integrado por Convergencia Socialista y la Interdistrital por un Partido de Trabajadores, hemos participado activamente en la campaña electoral, realizando charlas, actos, pegatinas, volanteadas y pintadas, como también fiscalizando.

Desde esa ubicación y ese compromiso, saludamos fraternalmente a todas las organizaciones que participaron de la campaña, tanto a las “orgánicas” del FIT (PO, PTS e IS) como a los grupos y partidos adherentes (Opinión Socialista, PSTu, Coordinadora en Defensa del FIT, etc.)

Extendemos este saludo a todos los compañeros y compañeras que, junto a nuestros militantes, participaron en las distintas tareas de la campaña y los/as llamamos a integrarse a nuestra joven organización, de manera de seguir peleando por la unidad de los luchadores y de la izquierda revolucionaria.

No hay comentarios: