jueves, 29 de agosto de 2013

Acuerdo YPF/Chevron... otro paso hacia la Recolonización y el Saqueo

La legislatura neuquina acaba de aprobar el Pacto YPF-Chevron, promovido por Cristina y Sapag, lo que implica una fenomenal entrega de nuestros recursos a esta empresa imperialista, que sin resolver el déficit energético ni dejar un peso en el país, contaminará la región.

El acuerdo es similar a los que se han firmado con otros monopolios, que -con muy poca inversión y sin prácticamente generar puestos de trabajo- se instalaron para llenarse los bolsillos depredando amplias regiones del territorio nacional, mediante la megaminería, el cultivo de soja o la devastación de la plataforma marítima.

Esto sucede porque, para enfrentar la crisis capitalista, los imperialistas aplican una política parecida a la que usaban los viejos colonizadores: El saqueo sistemático de los recursos naturales, que va de la mano de la destrucción de las conquistas sociales, las industrias y la relativa soberanía que tenía la mayoría de los países.

Para esto cuentan con gobiernos que actúan como modernos virreyes de esta “recolonización”, que incluyó la restauración capitalista de Rusia, China y otros países “socialistas”. Para entender el proceso se lo puede comparar con la antigua colonización, narrada brillantemente por Galeano en las “Venas Abiertas de América Latina”.

Salvando las obvias diferencias tecnológicas, sociales y culturales entre una y otra época, en el libro encontraremos historias muy parecidas a las actuales; como aquellas que describen las toneladas de minerales que los viejos galeones a vela llevaban a las metrópolis… carradas de riquezas, que ahora son transportadas -a los centros imperiales- mediante modernísimos barcos de carga.

En esa época los “adelantados” y otros filibusteros asesinaban aborígenes para birlarles las tierras e imponer el monocultivo -café, caña de azúcar, algodón- mientras que los nuevos agentes del imperio siguen masacrando a los pueblos originarios que aun conservan un pedazo de tierra, con el propósito de sembrar otro tipo de monocultivo, el de la soja.

En ese sentido, nada diferencia a las patotas de los gobernadores ultrakirchneristas Capitanich e Insfran -que matan pobladores de la etnia Quom- o las bandas fascistas de los terratenientes brasileros -que hacen lo mismo con los campesinos sin tierra- de las cuadrillas de exterminio comandadas por Pizarro, Cortéz o Valdivia.

Si bien los actuales conquistadores no arman sus ejércitos con arcabuces y ballestas, ya que los policías, gendarmes y bandas modernas manejan fusiles automáticos, los viejos y los nuevos invasores coinciden en jerarquizar un aspecto fundamental del presupuesto gubernamental: el que está relacionado a la política represiva.

Cristina, al igual que sus pares “progresistas” del resto del continente (Maduro, Evo, Correa, Dilma, Mujica y compañía) son los continuadores de la política de recolonización que iniciaron Menem, Fuyimori, Cardoso y demás políticos “neoliberales”.

La diferencia entre estos no es de contenido, sino de forma, ya que los nuevos virreyes, que contaron con algunos años de “bonanza” económica -debido al aumento exorbitante de los precios de los productos primarios- esconden sus políticas más retrógradas detrás de mentiras o “relatos” demagógicos.

Sin embargo, cuanto más avanzan, como con este acuerdo entre YPF y Chevron, más al descubierto quedan sus engaños. Pero lo novedoso no es esto, sino la respuesta, que desde un tiempo a esta parte comenzaron a desplegar los trabajadores y los pueblos de nuestro país y del resto del continente a estos planes.  

Desde que explotó la crisis de 2008 en adelante -principalmente en los países del Cono Sur- se vienen produciendo grandes enfrentamientos contra las políticas de saqueo de los distintos gobiernos, que dieron un salto de calidad con las huelgas generales de Argentina, Bolivia, Chile, Brasil y Uruguay.

Estas acciones marcan una tendencia general hacia confrontaciones decisivas, de carácter insurreccional, una dinámica que se acentuará debido a la crisis en la que están sumergidos los gobiernos -que vaciaron sus cajas y no hacen los mismos negocios de antes con la soja- y al ascenso de las luchas obreras y populares.

Este es el marco dentro del cual se está moldeando la conciencia de cientos de miles de activistas, que giran hacia la izquierda, dando lugar al crecimiento de fenómenos de organización realmente progresivos, como el Frente de Izquierda y los Trabajadores de la Argentina, que, frente a la crisis del capitalismo, propone un programa socialista.

Por eso, no es casualidad que, en el marco del Paro Provincial del CTA y ATEN, cientos de los jóvenes que durante el día de ayer dieron una batalla ejemplar contra la represión de Sapag, Cristina y Chevrón, lo hayan hecho detrás de las banderas de los partidos que integran el FIT y de otras organizaciones revolucionarias, como el CCUR y Convergencia Socialista.

Hacemos un llamado a los trabajadores y el pueblo a seguir el camino de la juventud neuquina, enfrentando con dureza al Plan de Ajuste, Saqueo y Represión de Cristina,  construyendo desde las bases la Huelga General y el Argentinazo que lo derrote e imponga una salida obrera y socialista.

No hay comentarios: