martes, 12 de febrero de 2013

Asesinato de un testigo: Para investigar, encontrar a los culpables y proteger a los testigos: Huelga ferroviaria, comisión investigadora independiente y autodefensa


Crimen del maquinista: ¡Gobierno, patrones y burócratas son responsables!

El secretario general del sindicato de maquinistas -La Fraternidad- Omar Maturano, pidió ser “cautelosos”, cuando habló acerca del crimen de Leandro Andrada, un testigo clave en la tragedia ferroviaria de Once, donde murieron 51 personas.

Maturana explicó, que a su entender, este “… era un hecho más de inseguridad… un asalto al voleo nomás, porque el compañero Andrada no tenía amenazas. Y además no era el único testigo”. El máximo responsable de la seguridad, Sergio Berni, admitió que el asesinato constituiría “un hecho sospechoso…”, pero hasta ahí llegó.

¡Caraduras…, no quieren decir la verdad! Es evidente que a Andrada lo mataron porque, con sus declaraciones, podía demostrar que el tren que chocó salió mal de los talleres y, por lo tanto, que los conductores fueron obligados a manejarlo.  

Cualquier juez que siga el hilo testimonial de Andrada, concluiría que la responsabilidad principal es del gobierno, que continuó la liquidación de los trenes que habían iniciado los gobiernos anteriores y entregó el ferrocarril a un grupo empresarial que no invirtió un solo peso en vías, material rodante, señalización y demás ítems.

¡Gracias a la dictadura, Alfonsín, Menem, De la Rúa, Néstor y Cristina, las patronales ligadas al ferrocarril amasaron fortunas en desmedro de los ferroviarios y del conjunto del público usuario! Lo mismo que han hecho y continúan haciendo otros grandes empresariales, que se enriquecieron depredando los recursos naturales y sociales del país.

Los trabajadores tenemos que reaccionar frente a semejante situación, tomando en nuestras manos el caso, ya que si queda impune los trenes seguirán igual y, lo que es aún peor, continuarán secuestrando testigos -como pasó con Julio López- y asesinando compañeros que luchan contra las patronales y el plan de ajuste y saqueo del gobierno.

Los ferroviarios -en primer lugar aquellos que están representados por la seccional combativa del Pollo Sobrero- tienen que ponerse a la cabeza de esta pelea, parando los trenes y exigiéndole a las distintas CGTs y CTAs una huelga para imponer juicio y castigo a los culpables.

Si queremos investigar no podemos confiar en los jueces, que son cómplices del saqueo kirchnerista. ¡Los mismos que metieron preso al Pollo Sobrero acusándolo de “sabotaje”, cuando los que saboteaban los trenes estaban en la secretaría de transporte y la concesionaria del Sarmiento. ¡Los mismos que meten presos a los ladrones de gallinas, pero nunca a los grandes delincuentes, como Cirigliano, Jaime, Schiavi, Boudou y compañía…!

Para ir hasta el final es necesario organizar una comisión investigadora independiente -con amplios poderes- que esté integrada por luchadores ferroviarios como el Pollo Sobrero, familiares de las víctimas y personalidades de los derechos humanos no comprometidas con el gobierno, las patronales del transporte o la burocracia ferroviaria.

Para evitar nuevos ataques a los testigos debemos protegerlos eficazmente. La policía y la gendarmería nunca lo harán porque trabajan para ellos. La única manera de hacerlo es organizando comisiones de autodefensa integradas por militantes y activistas de agrupaciones obreras, populares, democráticas, de izquierda y derechos humanos.

La izquierda y los sectores combativos debemos ubicarnos al frente de estas tareas… ¡Sino lo hacemos, los asesinos se envalentonarán e irán por nuestros compañeros y compañeras!  

No hay comentarios: