jueves, 6 de diciembre de 2012

Las venas, nuevamente abiertas de América Latina... o el saqueo "progresista" de Cristina, Correa y compañía



RECHAZAMOS PUBLICAMENTE EL PREMIO RODOLFO WALSH A RAFAEL CORREA 
Por Javier Rodríguez Pardo

Desde CS reproducimos las notas de este luchador contra las megamineras y por la defensa del medio ambiente, porque desnuda las políticas "progres" de los Correa, Cristina y compañía, que están entregando los recursos naturales a las empresas imperialistas para que los destruyan al servicio de su enriquecimiento:

Compañeros, este fin de semana fui invitado por la agrupación Pañuelos en Rebeldía a exponer sobre los juicios éticos a las transnacionales, síntesis de las sentencias dictadas en las cuatro regiones “cardinales” del país durante el año. 

Fue propicia la ocasión para que reflexionemos sobre la condición revolucionaria que asumen muchos compañeros desde la palabra, incluso desde los hechos, poniendo el cuerpo en luchas territoriales, en defensa de los movimientos sociales y contra todo tipo de saqueo y persecuciones.

Los mismos que a la vez aceptan el espejismo desarrollista de gobiernos tildados de progresismo como la gran panacea contra el capitalismo corporativo trasnacional. La reflexión final a la que aludo fue motivada por el anunciado premio a Rafael Correa, distinguido por un supuesto ejercicio a la libertad de prensa y comunicación popular que dice acreditar en su país el presidente ecuatoriano.

El galardón que le habrán de entregar en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Plata es impulsado especialmente por un conocido “movimiento patriótico revolucionario” argentino. 

Entregarle el premio Rodolfo Walsh al presidente ecuatoriano Rafael Correa nos subleva por indignación, en tanto no proviene de sus acólitos partidistas como podría ser el gobierno entreguista de Cristina Kirchner, sino de quienes afirman que “la comunicación popular juega un papel importantísimo en la disputa contra el discurso hegemónico”.

Se lo otorgan militantes que fueron y son encarcelados en democracia por los mismos gobernantes progresistas. Irónico y paradójico. Se le entrega el premio a Rafael Correa, nada menos que el premio Rodolfo Walsh, estímulo que debería guiarnos por un camino sin claudicaciones, como fue el de quien horas después de difundir “Carta abierta de un escritor a la Junta Militar”, es asesinado en una esquina porteña por un Grupo de Tareas de la Escuelas de Mecánica de la Armada, en momentos de introducir su memorable denuncia en un buzón de correos. 

¿Cómo es posible semejante contradicción? ¿Quiénes somos unos y otros? Hoy distinguimos a quien se arrepiente de una Asamblea Constituyente que había sido modelo en la región.

Y lo hace sin tapujos: “Las semillas genéticamente modificadas pueden cuadruplicar la producción y sacar de la miseria a los sectores más deprimidos”, dice Correa. (Por expresiones menores ha desparramado lauros Monsanto y sus secuaces de los agrotóxicos).

Y fue más lejos defendiendo a la semilla transgénica: “Cometimos un error y no tuvimos la entereza suficiente para oponernos a la cláusula impulsada por el ecologismo infantil de las personas que redactaron la Constitución.” (La Constitución redactada por el gobierno de Correa a poco de asumir, -además promesa electoral-, fue aprobada en 2008 declarando a Ecuador “libre de cultivos y semillas transgénicas”).

Decidido a instalar las semillas de Monsanto, Correa dijo que “si es necesario enmendar la Constitución, lo haremos.” (Entrevista editada por el canal de televisión Ganma TV) Transgrediendo leyes populares y garroteando libertades, el progresista Correa va a recibir el mayor premio que ostenta el campo popular a la libertad de prensa. Un premio que lleva el nombre de Rodolfo Walsh.

Doy fe y testimonio porque vi. con mis propios ojos cuál es la libertad de prensa de Rafael Correa. En mayo de 2012 publiqué: 

RAFAEL CORREA CERRÓ TELESANGAY, EL CANAL DE TELEVISIÓN DEL GOBIERNO INDÍGENA DE MORONA SANTIAGO. 

Mientras se producían los hechos deleznables que aquí se denuncian, Rafael Correa firmaba el acuerdo de explotación petrolera y minera con transnacionales que intervendrán más tarde los territorios amazónicos.

En realidad, el presidente de Ecuador, produjo la más descabellada censura en tiempos de la democracia: cerró Telesangay, el canal de televisión del gobierno indígena de Morona Santiago, en el corazón de la Amazonía. 

La noticia, si bien impactante por su trascendencia, no sorprendió a quienes participamos del Primer Foro Internacional de Desarrollo Económico para Morona Santiago, la semana pasada en MACAS.

También contribuimos con testimonios que apuntaron a preservar un medio de comunicación vital para la conservación de la biodiversidad amenazada. En las instalaciones de la emisora respondimos a varios reportajes y dimos charlas y columnas de opinión sobre la actividad extractiva que increpamos y denunciamos, en coincidencia con el prefecto Marcelino Chumpí, la autoridad máxima de esa provincia amazónica.

Sorprende saber que nuestros reportajes y sobre todo el programa del que participamos con Chumpí, la noche del 15 del corriente, retrasmitido por cadena nacional de Quito, pudo haber sido la consecuencia esperada por los funcionarios de Rafael Correa. 

El día de hoy (23/05/2012) difundimos por nuestras redes UAC, RENACE, y por miles de colectivos implicados en la defensa de los bienes comunes, el informe “La Amazonía ecuatorial participa de la UAC”.

En él expresamos el compromiso contraído por los pueblos cordilleranos del norte y sur del continente sudamericano, de accionar de manera conjunta contra las invasiones mineras quinientos años después del comienzo del gran saqueo colonizador. 

En el relato también anotamos movilizaciones y marchas del día 16 del corriente, encabezadas por las autoridades provinciales, ante la amenaza de cierre del canal de televisión Telesangay, de señal nacional. 

Nos tocó acompañar a verdaderas multitudes que recorrieron los barrios periféricos y el centro de Macas con estribillos que sugerían el resguardo de un medio de comunicación que se había dedicado a proteger la biodiversidad y los recursos naturales amazónicos. 

Es en realidad el verdadero motivo por el que Correa cierra Telesangay: la campaña de Morona Santiago (y de su prefecto Marcelino Chumpi) contra las explotaciones mineras y petroleras. 

Brutal atropello al mejor estilo absolutista A las diez de la mañana de hoy (miércoles 23 de mayo de 2012), cincuenta policías irrumpieron en las instalaciones de Telesangay que continuaba transmitiendo las fiestas patronales de la ciudad de Macas.

Fueron derecho a desmantelar y expropiar el equipo transmisor, sin importarles que una multitud rodeara el aeropuerto de Macas al grito “¡Devuelvan Telesangay!” Enseguida se supo que el operativo para secuestrar la televisora alcanzó a sus repetidoras de El Quilano, Méndez, Limón Indanza y Pablo Sexto. 

Para David Villacres, funcionario del canal, “es penoso el cierre por el momento elegido, las fiestas de Macas, lo que implica una medida atrevida y desafiante del gobierno”.

Miles de personas siguieron a los vehículos que se retiraban de la planta trasmisora con cámaras y equipos de televisión, sin rumbo conocido, mientras les gritaban “Telesangay es del pueblo, devuelvan Telesangay.”

Muchas personas en la plaza cívica, al mediodía de hoy, aún no se habían percatado del hecho censurable, entretenidas con una feria-exposición. Escribo esto por muchas razones, porque vivimos la prepotencia de los llamados gobiernos progresistas, que sostienen con desparpajo autoritario el doble lenguaje de un discurso izquierdófilo hacia afuera y la entrega de los territorios con su bienes comunes al mejor estilo de las derechas neoliberales.

Ejecutan nuevas estrategias para la recolonización del continente latinoamericano. Este señor que dice haber parido la mejor Asamblea Constituyente del hemisferio para ir en pos de la “revolución ciudadana,” permite que las corporaciones transnacionales ejerzan su potestad dominante arrasando la mayor biodiversidad del mundo para extraer petróleo, gas y minerales críticos y estratégicos, insuficientes pero imprescindibles para el mundo consumista del Norte y para mantener su hegemonía dominante. 

Y finalmente, escribo esto con una feroz indignación que me impide reflexionar de manera más serena. Será porque hace pocas horas que regresé de Macas y que, invitado por sus autoridades provinciales, recorrí esa región amazónica sembrando la esperanza movilizadora de las asambleas populares.

Con el prefecto Marcelino Chumpi, de la etnia shuar seguramente habremos emitido las últimas voces de Telesangay, pero mantengo la esperanza de que los guerreros jíbaros de la Amazonía puedan hacer justicia aplicando sus mejores saberes ancestrales. Màs info:


No hay comentarios: