viernes, 30 de noviembre de 2012

El 20N y la izquierda amarreta...


Luego del parazo del 20 de noviembre, los diarios y agencias de noticias coincidieron en resaltar el papel de las organizaciones de izquierda, que garantizaron muchos de los cortes que se hicieron en las rutas y accesos a las ciudades.

El MST, la CCC, el PO, IS, el PTS, entre otros, estuvieron presentes en la Panamericana, Puente Pueyrredón, Hipólito Yrigoyen, Avenida 9 de Julio, solo por nombrar algunas de las arterias de la Ciudad y del Gran Buenos Aires. Lo mismo hicieron en decenas de localidades de la Argentina.

Esta ubicación puso a los socialistas en un lugar preponderante dentro de la escena política. Sin embargo, la mayoría de estas acciones fueron testimoniales, ya que se empezaron a concretar cuando el paro -que comenzó a la cero hora- ya había sido garantizado por los piquetes del moyanismo (ver nota). 

Las organizaciones más importantes de izquierda, en vez de ponerse al frente de los grupos de “convencimiento” desde las primeras horas de la madrugada, le dejaron el terreno libre a Moyano y a su gente, quienes jugaron un papel eficaz, bloqueando cientos de fábricas y empresas.

Tampoco la izquierda empujó la organización de reuniones de activistas y dirigentes obreros por gremio o por región para coordinar las asambleas, los cortes y los piquetes, creando espacios para la participación independiente de la vanguardia combativa y de sus propios sindicatos y comisiones internas.

Todo esto podría haber sido impulsado por el PTS, que tiene influencia en las fábricas de la alimentación o por Izquierda Socialista, cuyo máximo referente -el Pollo Sobrero- dirige a los ferroviarios del Sarmiento. ¡Lamentablemente, ninguno de estos partidos se puso al frente de la coordinación por abajo!

Ni que hablar del MST o la CCC, que directamente fueron a la cola de la conducción burocrática del CTA. O del Partido Obrero, que teniendo muy poca influencia dentro del movimiento obrero, se dedicó a realizar propaganda en función de las elecciones del 2013. 

Lo de IS merece un párrafo aparte. ¡Cuando el Pollo Sobrero tuvo la oportunidad de aparecer públicamente junto a Moyano -lo que en sí mismo es una gran conquista- no dijo nada diferente a lo que plantearon los burócratas de la CGT y el CTA!

El Pollo podría haber planteado, por ejemplo, que las centrales convoquen a un Congreso de Delegados de Base que resuelva la continuidad y el programa a seguir. Siendo menos pretencioso, podría haber reclamado la necesidad de ponerle fecha al paro de 36 horas.

Desde CS reivindicamos la política que tuvo la dirección del SITRAIC, donde militan varios de nuestros compañeros. La conducción del nuevo sindicato de la construcción convocó a una reunión para armar una coordinadora e impulsó los piquetes.

Este incipiente organismo, integrado además por ATE Sur y decenas de delegados docentes, de la construcción y estatales, jugó un papel, garantizando la concreción del Paro Activo Regional y un acto masivo y unitario al final de la jornada.

Los compañeros del SITRAIC, al igual que los de ATE, hicieron asambleas de base, garantizando la adhesión de sus representados.

En ese contexto decenas activistas junto a militantes de nuestro partido, organizaron un piquete que recorrió las calles desde las 22 horas del 19, imponiendo la paralización de varias líneas de colectivos, entre ellas dos de las más importantes de la zona sur, cuyos choferes hicieron asambleas para votar el paro.

El ejemplo del SITRAIC debe ser tomado por el conjunto de la izquierda y los sectores combativos.

No hay comentarios: