viernes, 27 de abril de 2012

Cristina en el país de las maravillas... 

Desde los medios oficiales y oficialistas, que comprenden diarios, revistas, radios y canales de televisión abierta y por cable, no cesan de vomitar a los cuatro vientos la buena nueva ¡Recuperamos YPF gracias a Cristina!

Para los que forman su opinión en base al impacto mediático que provocan este tipo de anuncios explosivos, la expropiación del 51% de las acciones de YPF en manos de Repsol, vendría a ser la frutilla del postre de una serie de medidas con las que el gobierno kirchnerista habría conquistado, en forma definitiva, el apoyo de amplios sectores obreros y populares. 

Entre estas medidas, que los kirchneristas no se cansan de repetir como si fuera un mantra religioso, se encontrarían los Juicios por la Verdad, el desendeudamiento (pago) con el FMI, la estatización de las AFJPs, la asignación universal por hijo, la ley de medios audiovisuales, el rescate de Aerolíneas, las paritarias nacionales todos los años, etc. 

El gobierno sostiene que estas políticas habrían cambiado definitivamente el rumbo del país y que desde el más rotundo fracaso nos encaminamos hacia el mejor de los mundos. Un país donde, según el INDEC de Moreno, hay tan solo un 6,5% de pobreza, en el que una familia tipo –matrimonio y dos hijos no es indigente si sus ingresos mensuales superan los $659,48.- Y que para dejar de ser pobre, alcanzaría con ganar apenas $1458.87.- 

A pesar de los esfuerzos y los pesos que destine el gobierno para montar esta parodia de “Cristina en el país de las maravillas”, los que ven la realidad desde la sala de espera de un hospital público y no leyendo la revista Caras en una clínica privada, saben perfectamente que ni siquiera ganando $4.000.- por mes una familia deja de ser pobre.

A ningún trabajador se le escapa que, a pesar de las supuestas medidas progresistas del gobierno, los precios no tienen freno y que día a día se vuelve más pobre, mientras que los empresarios y funcionarios se vuelven cada vez más ricos.

Miles y miles de trabajadores empiezan a sospechar que detrás de cada uno de estos anuncios se esconde una nueva estafa, un nuevo saqueo a las riquezas de nuestro país. Aunque muchos no lo sepan explicar de manera precisa, intuyen que siempre, absolutamente siempre, las “buenas” noticias terminan convirtiéndose en sucios negociados que atentan contra su nivel de vida y sus bolsillos.

Los trabajadores no comemos verso, por eso las huelgas y los piquetes están a la orden del día. Pareciera que el movimiento obrero dijera ¡Si el gobierno no defiende nuestro bolsillo, lo haremos nosotros… peleando!

Cristina, que les pasa el trapo a todos los políticos de la oposición patronal y algunos burócratas sindicales, le tiene terror a la lucha de los de abajo. De aquí que, junto con anunciar expropiación de la YPF vaciada, condenó los paros y piquetes de los choferes de la 60 y los cortes de ruta de los desocupados.

Ahí está, justamente, la respuesta para los trabajadores y el pueblo, en sus luchas, que deben intensificarse, extenderse y unificarse, única manera de acabar con el ajuste y el saqueo kirchnerista. Los luchadores tenemos que tener en claro esto, jugándonos a coordinar todos los conflictos obreros y a dotarlos de un programa político consecuente, el de los socialistas, como el que propone CS y el Frente de Izquierda.

Para eso, desde cada fábrica y empresa debemos impulsar la realización de asambleas para exigirles e imponerles a la CGT y ambas CTAs que rompan la tregua que mantienen con el gobierno y convoquen a luchar por aumento de salarios de acuerdo al verdadero índice de la inflación, por la defensa de los puestos de trabajo y las conquistas y para detener el plan de ajuste y saqueo que aplican Cristina y los suyos. 

No hay comentarios: