jueves, 1 de marzo de 2012

¡Sinverguenzas… Cirigliano y Cristina, cómplices! ¡Paremos el país para mandar a la cárcel a todos los responsables y reestatizar los trenes!

Una tragedia enlutó a cientos de hogares populares, matando a decenas y lastimando a cientos. ¡Un verdadero crimen, cuyos responsables son los dueños de la concesión, el gobierno y los burócratas sindicales ferroviarios!

Los patrones -el grupo Cirigliano- son culpables porque no invirtieron un peso de los millones que el estado les giró en concepto de subsidios. En vez de arreglar y modernizar vías, material rodante y señalización, destinaron ese dineral para la empresa Plaza de colectivos, uno de sus negocios más rentables.

El gobierno es culpable porque profundizó la política de destrucción del ferrocarril iniciada por la dictadura y continuada por Alfonsín, De la Rúa y Menem. En vez de garantizar un buen servicio, entregó los trenes a los monopolios, que ganan fortunas transportando a la gente como ganado.

Son responsables los burócratas sindicales de la Unión Ferroviaria, Fraternidad y Señaleros, que se enriquecieron con las empresas tercerizadas. ¡Por eso, para defender sus negocios, asesinaron a Mariano Ferreyra! Son tan arrastrados, que no fueron capaces de parar los trenes luego del “accidente”, de manera de proteger física y psicológicamente a sus representados.

Llegó la hora de que decirles basta. ¡Hay que parar los trenes y todo el país para que se vayan Cirigliano y demás piratas, imponiendo la reestatización del transporte ferroviario y una política de inversión real y duradera. La manera de que esto suceda es haciendo lo que votó la asamblea del Sarmiento: imponiendo el control de los únicos interesados en que los trenes funcionen bien, sus trabajadores y los usuarios.

Moyano y la CGT declararon que están en contra de Cirigliano. ¡Que sean consecuentes y convoquen a luchar! Los trabajadores del Sarmiento tendrían que hacer punta, parando y exigiendo una huelga nacional. ¡Las marchas están bien, pero para ganar hay que usar las herramientas de lucha más duras: los paros y los piquetes!

Estamos convencidos de que estas medidas contarían con el apoyo de los pasajeros y amplios sectores de la población. Es que la mayoría está harta de viajar mal y de no contar con hospitales, escuelas, caminos y viviendas dignas. Por eso ya son muchos los que empezaron a cantar ¡Que se vayan todos…! igual que en el 2001.

Cristina dice que hay que “investigar”. ¡Mentiras, no hay nada que averiguar… la realidad demostró que los trenes chocan, descarrilan, se incendian, llegan tarde y no alcanzan porque no hay inversión y porque el dinero de los subsidios va a parar a los bolsillos de los amigos del gobierno. ¡Basta de impunidad! ¡Que vayan presos Cirigliano, Schiavi y todos estos ladrones que lucran con nuestras vidas…!

El problema del transporte es de todos los trabajadores, porque usamos -y sufrimos- el tren, el subte y los colectivos. Por eso tenemos que hacernos cargo, impulsando asambleas para debatir la problemática y votar un Plan de Lucha de los ferroviarios y todos los gremios para imponer la reestatización de los trenes y la cárcel para los responsables del asesinato de 51 laburantes.

Volver a Noticias Socialistas

No hay comentarios: