jueves, 8 de diciembre de 2011

Cristina defiende a Gerardo Martínez

Apenas confirmaron que Gerardo Martínez formó parte del Batallón 601 de inteligencia de la dictadura, desde el gobierno empezaron a montar una campaña en defensa del secretario general de la UOCRA.

Primero fue Cristina, que se fotografió con el buchón de los milicos en Cannes y después Gabriel Mariotto, vicegobernador de Buenos Aires, que participó en un “plenario de políticas públicas”, organizado en el campo de deportes de la UOCRA.

Los asistentes se dividieron en comisiones de trabajo y discusión, como Seguridad, Medio Ambiente, Políticas Sanitarias, ¡Derechos Humanos!... Mariotto, que como secretario de medios le entregó a Martínez la licencia para montar un canal de televisión, estaba acompañado de Hebe de Bonafini, quien venía de cumplir sus obligaciones como funcionaria sin cartera del gobierno, reivindicando a las actuales fuerzas armadas, diciendo que “ya nada tenían que ver con las anteriores…”

Las actitudes de Cristina, Mariotto y Hebe no son casuales ni contradictorias. Todos saben que se está gestando una reacción obrera y popular muy grande contra el ajuste y que para enfrentarla, además de policías y gendarmes, necesitarán a las patotas de la construcción, que ya están probadas en el oficio de golpear luchadores.

Los “defensores de los derechos humanos” no dudarán a la hora de reprimir salvajemente las huelgas y movilizaciones, como lo vienen haciendo desde que asumieron. No es casualidad que este gobierno sea el que más presos políticos y muertos ha cosechado desde que se impuso el actual sistema “democrático”.

La defensa de Martínez no es solo un acontecimiento político, sino económico, ya que este personaje siniestro defiende mejor que nadie las ganancias a los patrones de la construcción, imponiendo los sueldos más bajos de la Argentina. Por eso, tampoco es casual que Cristina acabe de declarar que “la mejor inversión pasa por los ladrillos”.

La presidenta le está diciendo a los empresarios -con gestos y palabras- que los burócratas sindicales K son la mejor garantía para la explotación obrera, los más capacitados para traicionar a las bases y asegurar la rentabilidad capitalista.

Desde el nuevo sindicato de la construcción, SITRAIC, redoblaremos la campaña por el juicio y castigo para este capataz de las empresas y por la libertad de Carlos Olivera. Tareas que combinaremos con la organización de los obradores, para luchar por un aumento significativo en los salarios, contra el trabajo en negro y la precarización laboral.

Volver a Noticias Socialistas

No hay comentarios: