martes, 9 de agosto de 2011

El 14 de agosto / Pegarle a Cristina, pero con la izquierda

En la foto Cristina con el oligarca Pedro Blaquier, dueño de Ingenio Ledesma de Jujuy

Los resultados electorales de varios distritos del país comenzaron a mostrar una tendencia importante, ya que sectores cada vez más grandes de la población están decididos a castigar al gobierno kirchenista, eligiendo para eso a candidatos de distintos partidos, como Macri y Del Sel del PRO o Bonfatti del Socialismo santafecino.

Es que a pesar de la “plata dulce” producida por los buenos precios internacionales de la soja y los subsidios provenientes del saqueo de las cajas de los jubilados, los trabajadores y el pueblo de nuestro país repudian cada vez más el ajuste inflacionario, el despilfarro de los recursos, la corrupción institucional, los negociados o las políticas represivas del gobierno.

Hasta ahora el voto “castigo” no benefició al Frente de Izquierda, que salvo en Neuquén y Córdoba no ha cosechado demasiados votos en las últimas elecciones provinciales. Esto no quiere decir, como analizan algunos periodistas ligados al gobierno o a la propia izquierda, que se esté produciendo un “giro a la derecha”.

Tal es así, que en esta coyuntura electoral continúan desarrollándose y profundizando las luchas. Algunas, como las tomas de tierras de la provincia de Jujuy, protagonizadas por miles de trabajadores y sectores empobrecidos de las clases medias de esa provincia, se han radicalizado tanto, que están cuestionando en los hechos la propiedad privada de los grandes terratenientes, como los terrenos de Balquier - dueño del Ingenio Ledesma -, o propia la institucionalidad burguesa, reclamando la renuncia del debilísimo gobierno kirchnerista de esa provincia, liderado por Barrionuevo.

Esta situación, que hoy se expresa con máxima crudeza en el norte argentino, marca la tónica de los acontecimientos. ¡Los votos obtenidos por los distintos sectores de la derecha, incluidos los que cosecharon los kirchneristas que triunfaron en varias provincias o los que seguramente obtendrá Cristina el 14 de agosto, no definen el signo de la situación, que gira, objetivamente para el otro lado, hacia la izquierda!

El Frente de Izquierda tendría que aprovechar este contexto para cambiar el eje a su campaña, que hasta ahora es puramente defensivo y democrático, para organizar una poderosa agitación -desde los spots gratuitos, las pintadas, los volantes y en las puertas de las fábricas y lugares de concentración masiva- convocando a las masas a continuar “pegándole” al gobierno… ¡Pero ahora con la izquierda, el único sector que apoya las luchas, que no se vende y que propone un cambio de fondo para que la crisis no la continúen pagando los trabajadores y el pueblo!

No está mal que la izquierda reclame votos para evitar la proscripción. Nosotros adherimos a esa convocatoria y la reproducimos desde estas páginas y nuestra militancia cotidiana. Sin embargo, a pesar de ser el terreno más adverso para los luchadores, las elecciones constituyen una excelente oportunidad para levantar una tribuna al servicio de la agitación de las consignas que más ayuden a movilizar a los trabajadores y al pueblo contra el gobierno de los patrones, encabezado por Cristina Kirchner.

Volver a Noticias Socialistas

No hay comentarios: