sábado, 23 de julio de 2011

En agosto votemos por el Frente de la Izquierda

El próximo 14 de agosto se desarrollarán las elecciones primarias, una trampa impulsada por el kirchnerismo para proscribir a la izquierda y filtrar a la oposición. Para tener candidato presidencial en octubre la izquierda debe superar un piso de más de 400.000 votos, una tarea más que difícil si tomamos en cuenta su performance en las últimas elecciones.

Si no se rompe con la proscripción, será la primera vez desde la vuelta de la democracia que los revolucionarios no podremos participar con nuestros candidatos y programa en las elecciones nacionales. El motivo por el cual el gobierno y el resto de los sectores patronales realizaron esta reforma, es evitar que los trabajadores y el pueblo visualicen en la izquierda una alternativa frente a los políticos decadentes del régimen. E impedir que el programa de los socialistas se popularice ya que, de ser tomado por la clase obrera, pondría en serios riesgos las ganancias de los capitalistas en nuestro país.

No son los votos que sacará la izquierda lo que le preocupa al stablishment, sino la creciente simpatía que ésta gana entre los sectores más pobres de la sociedad. Un merecido respeto que los socialistas han abonado con esfuerzo, sacrificio y dedicación a lo largo de décadas. Como lo demuestra la admiración que sienten los jóvenes por los revolucionarios de la talla del Che Guevara, o la conmoción que generó el asesinato del militante Mariano Ferreyra.

Por eso, el crecimiento de la izquierda no debe medirse por los votos, sino en los espacios que va ganando en las organizaciones de base. Allí veremos una considerable cantidad de militantes de izquierda al frente de comisiones internas, cuerpos de delegados y centros de estudiantes.

Tan apremiante es la necesidad de sacar del medio a un oponente tan poderoso que el Juez Blanco, en sintonía con el gobierno nacional, adoptó la medida de no garantizar el reparto de boletas el 14 de Agosto. De esta manera dificulta aún más las posibilidades del FIT, ya que solo el oficialismo, con ayuda del aparato del estado está en condiciones de garantizar la distribución. Por esto las únicas boletas que seguro estarán en los cuartos oscuros serán las del Frente para la Victoria y todas las colectoras que lleven a Cristina como candidata.

Evitar la proscripción Kirchnerista es una de las tareas democráticas fundamentales para garantizar uno de los derechos humanos más básicos, el de poder elegir, más allá de los límites de esta democracia de ricos y poderosos, a quienes gobiernan. Por eso, mas allá de acordar o no con las ideas socialistas o de izquierda, desde CS pedimos un voto democrático para el Frente de Izquierda y los Trabajadores, una manera efectiva de sortear la trampa electoral para permitir que la voz de los que defendemos los derechos de los trabajadores se escuche en las próximas elecciones de octubre.

Volver a Noticias Socialistas

No hay comentarios: